CAJA "EL ÁRBOL DE LA VIDA".

Era final de curso y Mª Carmen quería agradecerle a Rosario su ayuda con los niños y el que le haya enseñado tantas cosas de manera incondicional, las enseñanzas que una persona con experiencia puede transmitir es un gran regalo que no se puede desperdiciar. Según me han contado, a Rosario le gustó mucho su regalo y cuando leyó la dedicatoria… se emocionó. Gracias Mª Carmen, es muy bonito poder participar en los regalos hechos desde el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado este post? Con gusto te leeré