ATRIL "MENSAJE y TRISKEL CELTA".

Este ha sido un regalo muy especial, sin ser un día especial. Sonia quería regalarle a su hijo un atril con mucho sentimiento, con un mensaje que él recuerde para siempre. Cuando su madre se le dio, él no podía creérselo, ni la caja más grande de su juguete preferido le habría hecho más ilusión. Estaba encantado y ahora podría estudiar con más comodidad. Gracias Sonia, por seguir confiando en mi trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado este post? Con gusto te leeré